La voz de la ciencia
26jun/16Off

Mensajes extraterrestres

Si hay algo que me ha fascinado durante toda mi vida es la posibilidad de recibir un mensaje extraterrestre desde las profundidades del espacio, vía radio, un hola cósmico del estilo “no estáis solos”, una frase que lo cambiaría todo, poniendo patas arribas nuestras creencias, cuestionado nuestro modo de vida, alterando para siempre el devenir humano.

Pasada la euforia inicial, miles de preguntas nos asaltarían acerca de esa civilización alienígena, así que una vez confirmado el origen no terrestre de la señal tendríamos que sumergirnos en el mensaje para contestarlas. Pero ¿seríamos capaces de descifrar un mensaje procedente de las estrellas?

Mi afición a descifrar mensajes extraterrestres me vino cuando cayó en mis manos, en los lejanos 80, el libro “¿Hay vida bajo soles remotos?” de Walter R. Fuchs. En dicho libro se trata de manera exhaustiva el tema de los métodos posibles utilizados para el envío de mensaje y su posible descifrado por nuestra parte. Se tocan los asuntos de la utilización de los números primos dentro del mensaje para certificar que el origen de la señal procede de una civilización inteligente, las mejores frecuencias a utilizar para el envío del mensaje y por tanto de las frecuencias en las que deberíamos escuchar así como uno de los métodos más probables para el envío de mensajes que es el método gráfico. Incluso se atrevieron con la descripción de un idioma para extraterrestres, el LINCOS.

El método gráfico explicado en dicho libro es uno de los más famoso y más utilizados tanto por nuestros radio-astrónomos como en la literatura y el cine de Ciencia Ficción. Básicamente consiste en la creación de un mensaje en formato binario, es decir, compuesto por unos y ceros o impulsos largos y cortos cuya longitud es un número semiprimo, es decir, el resultado de la multiplicación de dos números primos. Y esos números primos nos sugerirían que la señal configuraría una matriz bidimensional que formaría una imagen colocando con cuidado los unos y ceros del mensaje.

Este es el método que utilizaron los responsables del SETI en 1974 para enviar un mensaje utilizando el radio-telescopio situado en Arecibo, Puerto Rico. Dicho mensaje estaba formado por 1697 dígitos en código binario, que es le producto de los números primos 23 y 73. Si los colocamos en una matriz de 23 columnas por 73 filas nos daría una imagen.

El contenido de la señal es variado, desde información biológica de como estamos formados hasta datos de nuestra población y el aspecto que tenemos. El inicio del mensaje es una sección dedicada a mostrar gráficamente los primeros 10 números en formato binario. Gráficos que luego se usarán para codificar a su vez otros datos, como los números atómicos de los principales elementos de la cuales estamos formados, como hidrógeno, carbono, nitrógeno, oxígeno y fósforo. Otra forma de codificar estos datos es utilizando valores comunes compartidos entre ambas civilizaciones, como podría ser la longitud de onda de la señal, conocidos por ambos, en este caso de 12.6 cm. Así podría expresarse de forma relativa la altura de un ser humano o el tamaño del radio-telescopio y ellos podrían calcular el valor real en sus unidades métricas. Para terminar, tal y como puede observarse en el mensaje, podrían incluirse dibujos que representasen directamente objetos, como la doble hélice de ADN o una representación gráfica de nuestro sistema solar.

Como suele suceder en la gran mayoría de las películas de Ciencia Ficción, desgraciadamente, se suelen alejar bastante de le ciencia y los mensajes extraterrestres captados en dichos celuloides no tienen ninguna base científica, como en el caso de el mensaje recibido en la cinta “Especies” en caracteres alienígenas (???) que traducen a una secuencia de ADN y en el archiconocido film “Contacto”, que adolece del mismo defecto. No es que no se pueda enviar información sobre el ADN a través de la Galaxia, de hecho, el mensaje de Arecibo contenía dicha información, sino que no es la forma correcto de hacerlo, tal y como he explicado.

El desafío del Instituto Max Planck

Hace un par de meses el astrofísico René Heller del Instituto Max Planck (http://www2.mps.mpg.de/homes/heller/), lanzó el SETI Challenge, un desafío consistente en tratar de descifrar un “posible” mensaje de origen extraterrestre y ser capaz de responder a una serie de preguntas para demostrarlo. Un desafío que para los amantes de este tipo de retos no podíamos dejar pasar. Así que convencí a mi amigo Alberto Cid (@Acido en twitter) para enrolarnos en esta fascinante aventura científica. Pero el reto no nos duró mucho, cuatro días más tarde ya lo habíamos destripado. ¿Demasiadas pistas proporcionadas por René Heller? ¿El mensaje estaba codificado por un humano y no por una mente extrerrestre?

En su página web del Instituto Max Planck, René incluyó dos páginas, una con el contenido real del mensaje en binario, http://www2.mps.mpg.de/homes/heller/downloads/files/SETI_message.txt y otra con las reglas http://www2.mps.mpg.de/homes/heller/downloads/files/SETI_rules.txt

Como podéis leer en la página de las reglas, René nos facilita una serie de datos referentes a la señal como su origen a unos 50 años luz de la Tierra o la frecuencia de 452.12919 Mhz, con lo cual se puede calcular ya una unidad de medida relativa interna de los extraterrestres, la longitud de onda. Plantea una serie de preguntas a resolver y enviar antes del 3 de junio, fecha final para poder participar. Y además da una serie de pistas que en mi opinión ayudan muchísimo en la resolución del enigma. Entre ellas no dice ya que el método utilizado para codificar el mensaje ha sido el gráfico, el más conocido y el más utilizado para estos menesteres, utilizado por el equipo de Arecibo, además de darnos ya el tamaño de la matriz bidimensional y de aclararnos que son 7 matrices (páginas). También incluye un dato de control para saber si vamos por buen camino, que es el tiempo en el que la señal ha estado viajando hasta nosotros, en la página 4, que es de 50 años.

Con todos estos datos Alberto y yo nos lanzamos de lleno a resolver este lance científico con el que René nos había retado. Lo primero que hice fue crear rápidamente una aplicación en línea, en JavaScript, para que Alberto y yo pudiéramos trabajar. Se trata de una versión alfa con el inconveniente de que hay que recargar la página cada vez que se lanza una descodificación, pero que funciona correctamente. En esta dirección podéis ver y juguetear con la versión de control que hice con el mensaje de Arecibo:

http://woppercyb.freevar.com/SETI/traductor_alien_arecibo.html

Una vez comprobada su eficacia, creé otra versión con los datos binarios del mensaje. Como el mensaje son casi 2 MB, es posible que en algunos ordenadores se bloqueé el navegador. Podéis encontrar esta versión aquí:

http://woppercyb.freevar.com/SETI/traductor_alien.html

Para poder ver mejor las páginas generadas podéis usar la combinación de teclas Ctrl + la tecla menos del teclado numérico, para hacer un zoom de la página (normalmente tarda un rato en refrescar la página). A partir de aquí fue pan comido. Si vais cambiando el número de la páginas (recordar recargar antes la página de lanzar la Codificación), podréis recorrer el contenido del mensaje y encontrar, por ejemplo, la figura de la especie inteligente que nos habría enviado el mensaje en la página 5.

Nos dimos cuenta enseguida que la primera página era solo de control, para que comprobáramos que habíamos hallado las medidas correctas de la matriz bidimensional. La segunda página es una lista de números. La página 3 una lista de los números primos. Y a partir de ahí es cuando empieza lo interesante.

Alberto se dio cuenta que en el inicio de cada página se encontraban codificadas diferentes cantidades. En la página 4 encontramos una onda. Con la longitud de onda del mensaje y el tiempo del mensaje, 50 años, pista proporcionada por el propio René, pudimos decodificar nuestros primeros datos. Y a partir de ahí en cada página pudimos obtener las respuestas a cada una de las preguntas. En la cinco, con la imagen de un ser extraterrestre la altura de los seres, que es una de las preguntas del desafío, junto con su esperanza de vida. La página 6 representa su antena y los números binarios del principio representarían su tamaño y el tiempo que lleva funcionando y para finalizar la página siete que representa sus sistema estelar, con la distancia hasta la estrella, lo que quería decir que viven alrededor de una enana roja y la edad de su civilización.

Hay que tener en cuenta que los números binarios están codificados de derecha a izquierda, es decir, habría que darles la vuelta antes de pasarlos a decimal.

Finalmente, René publicó, el 3 de junio de 2016, una página con las respuestas correctas a las preguntas del desafío SETI y una lista de los crakeadores del mensaje. Podéis consultarla aquí: http://www2.mps.mpg.de/homes/heller/downloads/files/SETI_crackers.txt

Más información

http://www.latiendadelmisterio.com/index.php?id_product=352&controller=product

http://marcianosmx.com/el-mensaje-de-arecibo/

http://www2.mps.mpg.de/homes/heller/downloads/files/SETI_rules.txt

http://www2.mps.mpg.de/homes/heller/downloads/files/SETI_message.txt

http://www2.mps.mpg.de/homes/heller/downloads/files/SETI_crackers.txt

http://woppercyb.freevar.com/SETI/traductor_alien.html

http://woppercyb.freevar.com/SETI/traductor_alien_arecibo.html

Carlos Peña González

Licenciado en Geología por la Universidad de Salamanca
Escritor de ciencia ficción
Web Personal

twitter: @Wopper

Publicado por Woppercyb

Comentarios (0) Trackbacks (0)

Lo sentimos, los comentarios están cerrados por ahora.

Trackbacks deshabilitados.